¿Será que me duele mi soledad?

Puede  parecer raro, pero en realidad no me gusta que me halaguen, no me agrada sentir que mis mejillas se sonrojan, no soporto ponerme nerviosa y no saber qué responder, y es peor cuando esos piropos provienen de chicos “sospechosos”, que puedan estar sintiendo algo por mí, porque no sé qué decirles para que no…