Amor de madre

Terminaba un día muy cargado, no podía pensar bien las cosas. Regresaba a mi casa y me estaban acompañando dos grandes amigos, sentía que todo me daba vueltas, no podía creer lo que estaba pasando. Viéndolos a mi lado “soy muy afortunada” pienso, la mayoría de mis amigos son leales, confiables y siempre están cuando…