Y qué sé yo

Era un otoño hasta diciembre, eran las frías citas con fantasmas, esas caminatas solitarias sin principio ni final; como gotas de lluvia eran mis ilusiones, como globos entre púas, como trazos en la arena, en la playa…

Y fue en invierno y primavera que el destino para mí cambiaba, era el soplo de tu mirada. Esa tranquilidad en mi alma, que con tus palabras dabas. Eran vacíos por las mañanas, que llenabas con tu llegada. Era el mes promesa, era el mes de vida, era el adiós a mi cara larga…

Aún sin siquiera saber lo que está oculto por la confusión, el smoke del miedo y qué sé yo, del mundo del día de hoy; sólo una oportunidad le pido a mi corazón, que si llora no será de dolor, y si vienen penas también habrá una lección.

Y yo, que estoy dispuesta a luchar otra vez, contra el odio y el rencor de algún desamor, miro al cielo y digo por qué no, si todo es tan hermoso por el amor. Yo quiero una mañana y un atardecer con adornos de esperanza…

Quiero ser

Vamos buscando esa libertad que dicen que está, pero que no nos la dejan tocar. Vamos por los dulces que nos regalaron pero que aún no nos dejan probar. Vamos por el balón que nunca rebotó. Vamos por el cuento que nunca leí. Vamos por el libro que jamás hojeé. Vamos por la canción que jamás oí. Vamos por la noche que quiero vivir. Vamos por lo nuevo que quiero sentir.

Y que importe poco si bueno o malo será lo que vendrá, estamos en el ruedo y no se puede parar, si por miedo no habré de vivir prefiero morir sin saber lo que pude sentir…

Sí quiero volar, sí quiero sentir, sí quiero vivir… yo quiero caer, yo quiero sufrir, yo quiero llorar…quiero ser tierra, agua… aire y fuego a la vez.

Y que importe poco si bueno o malo será lo que vendrá; si lo correcto es actuar, yo no me pienso sentar; yo quiero salir, no me quiero quedar.

Y quiero ser ese ser, que solo por ser ya puede saber como caer.