Mi lápiz blanc♥!

Y ahora qué te pasó?.

La verdad, no lo sé; a veces me siento como el viento, siempre cambiando de dirección con lo que quiero hacer, pero ahora, ahora, una semana después de haber regresado de viaje, siento muchas ganas de dibujar con mi lápiz de ojos de tapa blanca, pero antes de viajar lo dejé tirado, y ahora, ahora ya no está. Durante mi viaje, confieso que me daban ganas de dibujar los hermosos paisajes,  las emociones que me hacía sentir tanta belleza de la naturaleza y lo bien que se siente el estar ahí, dejándote acariciar por el viento y enamorar por las melodías que se armaba cuando las hojas empezaban a bailar. Realmente hermoso. Todo eso quise dibujar, pero no iba a ser igual si no tenía mi lápiz blanco. Pensé en guardar cada imagen, sensación, emoción y todo todo para que a mi regreso lo pueda plasmar tal cual en un cuaderno de dibujo, sin embargo, cuando llegué era noche, así que decidí buscar mi lápiz blanco al día siguiente. Llegado el viernes, con tantas cosas encima, tuve que dejarlo para después. Eran muchas cosas de las que me estaba enterando, que necesitaba tiempo para asimilarlo; un gran amigo se mudaba y otro me hacía una especie de declaración, no sabía qué hacer y poco a poco mis deseos por dibujar y encontrar mi lápiz blanco iban pasando a mi lista de pendientes. Ahora, que acepto la realidad, que entiendo que Dios requiere de la presencia de mi buen amigo por otro lugar y que la declaración de mi otro amigo no significa algo realmente alarmante si lo manejo con prudencia. Ahora, que todo está un poco más calmado… quiero dibujar, pero, ya no encuentro mi lápiz blanco. Ya no lo tengo.

Uhmnm bueno, no debiste tirarlo. Debes controlarte si  de pronto tienes uno de tus típicos arranques de niña engreída…  Reina ya sé a qué te refieres, debes pensar bien antes de reaccionar y bueno, esto te lo repetiré de nuevo porque ahora te va a servir: “no siempre debes esperar recibir”, y si vas a hablarle a alguien que te guste pues háblale bonito, no seria ni cortante, si vas a hablar así y decir que ya diste el primer paso, pues mejor no hables y no hagas nada.

Aish! te equivocas y no me entiendes! Aunque en esto que dices debo admitir que aveces no hago nada y quiero recibir, pero quiero recibir para entrar en confianza y yo poder hacer algo, bueno esto que dije es algo que siempre repito… Hablando de esto, extraño como era todo antes.  Ahora me doy cuenta que me es fácil alejarme de la gente que quiero y casi siempre lo hago sin darme cuenta… Pero bueno, te hablaba de mi lápiz blanco. Ya no lo tengo y eso me hace extrañarlo, no debí dejarlo fuera de su sitio y tienes razón, no debí tirarlo, pues ahora no sé dónde cayó. Tenía tantos deseos de dibujar todo lo que guardé en mi mente para plasmarlo en una hoja y mostrar lo hermoso que es el lugar al cual viajé.

Te conozco bacalao! A mí no me engañas. Ese lápiz blanco, así como lo llamas, ese lápiz tiene nombre y dirección, y sí te entiendo, no digas que no. Ahora lo que debes hacer es ser espontánea con él, que no te importe el saber a ciencia cierta si lo quieres como hombre o como amigo, simplemente sé espontánea!

Sí! seré espontánea. A veces necesito una cachetada llena de palabras y frases así como las tuyas.

Ya, ahora creo que tienes algo que decirme, no?

Ok. ok. me retracto y admito que estás en lo correcto, tiene nombre y apellido. Y aunque no defina lo que siento y no quiera hacerlo no negaré que extraño mi lápiz blanc♥!

Aun si…

Y aun si quisiera intentar algo en el presente, sé que el mañana será diferente.

Aun si tratara de pensar que haremos una historia en un mundo donde solo exista el amor, sé que ahora soy como el viento, y estoy cambiando de dirección fácilmente.

Aun si pudiera ver a través de tus ojos, el panorama siempre me lo dará la visión de mi razón.

Aun si por un momento intente cerrar los ojos e ignorar lo que está sucediendo, sé que algo muy dentro de mí nunca dejará que te haga daño y me irá alejando.

Aun teniendo la certeza de que algo estoy sintiendo, sé que sin poder definirlo solo causaría daño.

Aun sin saber si volverás a cruzarte en mi camino, es mejor alejarnos.

Yo… NADA hago

Después de ver nueve capítulos de una serie coreana,
“Cafetería El príncipe”, descubro que estoy viviendo otra crisis existencial (amorosa), y es que, a diferencia de la protagonista, Go Eun Chan, yo…  nada hago.

A pesar de mi: “yo… nada hago”, encuentro gran parecido  la historia de IliWoman (mi estimada humanidad) con Go Eun Chan, tanto que el 99% de los pensamientos de Go Eun Chan ya han pasado por la mente de IliWoman y han sido traducidas por sus cuerdas vocales, pero, solo hasta la mitad, que es cuando me muerdo la lengua y ato mis manos y piés para evitar cualquier manifestación afectiva que ponga en una situación “peligrosa” a mi indefenso corazón.

Cada personaje tiene nombre real en mi vida. En la serie podemos saber que pasa por su mente y se nos revelan un mundo “posible” de confusiones, sentimientos, problemas, y más. Yo desearía saber lo que pasa por la mente de quienes son estos personajes en mi vida. Veo la serie y encuentro explicación para las actitudes de mis personajes, pero, cómo anular la interrogante: ¿Y si no es así?. No hay duda de que soy muy insegura y no me gusta arriesgar, pero con justa razón: NO quiero que me hagan daño y NO quiero hacer daño.

Pero bueno… creo que en suma me he hecho más daño con mi: “yo nada  hago”.

Me quiero enamorar? SÍ, pero, tengo miedo a enamorarme.

Quiero saber qué es lo que siento? SÍ, pero, tengo miedo dejar de ser espontánea.

Quiero saber qué es lo que la otra persona siente? SÍ, pero, tengo miedo que eso me lleve a limitarme.

Quiero ser completamente feliz? SÍ! 

Aunque sé que eso es relativo, la felicidad nunca dejará de ser el estado más anhelado. Y, a pesar de todas las patochadas que he hecho, creo que es mejor olvidar, si se puede rectificar y disculpar es  bueno proceder.

Go Eun Chan ahora debe estar encarando al director, el otro protagonista, imagino que le dice: qué pasa contigo, qué he hecho mal, si antes te comportabas distinto conmigo, por qué cambias de actitud tan rápido, tú me quieres, me robaste un beso, me abrazaste… por qué te comportas como si te hubiera hecho algo malo…

Me gustaría reclamarle a cierta persona de esa manera, pero, no tengo derecho y tengo miedo… qué pasa contigo?  por qué no dejas el juego y decides hablar? de qué tienes miedo? qué quieres escuchar de mí?… por qué te apagaste? qué quieres que haga?…

 Además si tuve  un mínimo de derecho, ya lo perdí por las patochadas que hice. Ahora reflexionando, yo hago cosas… mínimas, pero, las hago. Debe ser que son muy pequeñas que ni se sienten.

Bueno, he visto solo nueve capítulos, que son un poco más de nueve horas. La sierie? es muy buena, la recomiendo. Quizás paren en el capítulo nueve (parte seis) para hacer una reflexión como IliWoman,yo.