Quiero gritar

Quiero gritar, quiero saltar del puente más alto, quiero dar el derechazo más fuerte de mi vida, quiero dar cachetadas, quiero darme una cachetada y ubicarme en algún lugar que se llame realidad, y que por cualquier lado que vaya a mirar sólo logre enfocarme en mi realidad, que no me preocupe por lo que puede…

Quién diría…

No puedo decir qué chiquito es el mundo porque siempre estuvo cerca, quizás con lo de hoy puedo afirmar, una vez más, lo irónica que resulta ser la vida. Jamás imaginé charlar con Don Chuito después de tanto tiempo, creí que la amistad que teníamos de niños iba a quedar reducida eternamente a un” hola” y un “chao”, ya…