Sor… (señorita) Mili, lejos del altar


Hay golpes en la vida… que son necesarios pues de ellos aprendemos.
A mí ya me tocó, no sé si será la primera y la última pero, sí el inicio de un gran cambio, yo no sé… es extraño y no sé… sonaría gracioso decir lo complicado que me resulta ser yo, mi rutina no es tan difícil pero es
que es tan complicado… lo siento así, pero no entiendo, porque tengo todo, nada me falta, hasta el amor de Dios tengo pero y de mí qué? qué pasa conmigo? Dios! por qué tú no tomas esa libertad que tengo y haces de mi un vaso nuevo? pero tú, no yo, yo no sé guiar mi vida, es que tú me das libertad y yo no sé lo que quiero, hay cosas que hago porque tengo que, pero hay cosas que no hago y las quiero hacer, y es que no es tan difícil la universidad pero por qué soy así? tan complicada? yo sé que estas experiencias son fuertes, lo son para mí, son una cachetada a mi inmadurez, a la total desconsideración que le tengo a mi realidad, y que lindo sería que alguien dijera…
 “y jaló dos cursos y los ciclos siguientes no volvió a jalar, destacó, volvio a ser la alumna de la secuandaria como los profesores saben
que es”  Oh! qué hermoso sería así pero, ahora en la realidad qué queda de ella? si una vez existió… y ahora que ya soy producto de más experiencias, de más caídas, de más desaciertos… ahora que estoy aquí, quién soy? a dónde voy? qué quiero? solo tú, Señor, solo tú,  te dije tantas veces átame, no me des libertad que en ti y haciendo tu voluntad viviré en felicidad, es que no sé qué quiero de este mundo!!! no sé qué quiero de aquí… así llego a este punto cuando todo colapsa, ya no sé que hacer, lloré tantas veces que no tengo más lágrimas que derramar… ahora llorar no sirve de nada. Tú, Señor, sabes todo de mí, sabes que me pasa y esperas que te diga por qué estoy así? yo no sé… cuando lo sepa con certeza verás que la libertad de la que reniego ahora me habrá hecho tanto daño… Señor quítame la libertad!! no la quiero…  pero si es necesario caeré mil veces más, hasta aprender… porque estas cosas son necesarias para aprender, yo lo sé, y si esta es la primera o la última no lo sé, Señor, recuerda siempre levantarme tú pero, no dejes que sean mis caídas las que me vayan alejar al no verte cerca de mí, quiero estar contigo ya, yo sé que para llegar a ti hay mucho mucho sacrificio!!
 y sabes que ahora me va a costar, tú lo sabes Señor…  sé que estás conmigo, suficiente para seguir adelante!!

Dije sí con miedo a seguir… quise desistir y pensé en que medicina debía concluir. Lastimé mis nudillos de tanto tocar, las puertas de los conventos no me dejaron hablar. Anuncié mil veces y una más que esa túnica me pondré por el del altar, no sabía que los mil anuncios y una más corresponderían  a una oficina y una empresa que habría de administrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s